EL SÍNDROME DE ASPERGER

18 de febrero  Día Mundial del Asperger

El Síndrome de Asperger es un trastorno poco conocido que no se manifiesta de igual forma en todas las personas,  lo que dificulta su diagnóstico. Aunado a esta situación, el aspecto e inteligencia de las personas que presentan este trastorno son normales, por lo que en muchas ocasiones suelen ser «invisibles» para la sociedad.  

El presente artículo tiene como objetivo difundir aspectos relevantes relacionados con este trastorno, para poder entender mejor a las personas que  lo presentan y así facilitar su inclusión en la  vida cotidiana.

El Síndrome de  Asperger, está reconocido por la Organización Mundial de la Salud como un trastorno generalizado del Desarrollo (TDG), encuadrado dentro de los trastornos del espectro Autista (TEA).  Es un trastorno crónico y severo del desarrollo que aparece en los primeros 3 años de la vida, con mayor incidencia en niños que en niñas.

 

  • HABILIDADES SOCIALES Y EMOCIONALES.

 

El Síndrome de Asperger afecta el desarrollo de las habilidades sociales y de comunicación, permaneciendo intacta la inteligencia.  A las personas que tienen este  trastorno les cuesta mucho trabajo comprender cómo deben comportarse ante una situación social determinada y con frecuencia no entienden por qué razón se les llama la atención.  Los niños con Asperger se relacionan mejor con  los adultos que con sus iguales, ya que  no comprenden las reglas del juego, quieren imponer sus propias reglas y quieren ganar siempre. Por estas razones, prefieren jugar solos.

El manejo de sus emociones es muy elemental, por lo que les cuesta trabajo identificar las propias emociones así como detectar las ajenas. Su vivencia interna de las emociones es muy intensa por lo que se mueven en los extremos al manifestar su frustración y su ansiedad. Suelen ser conscientes del rechazo de  los demás, lo que afecta su autoestima.

 

 

  • HABILIDADES DE COMUNICACIÓN.

 

El pensamiento de las personas con Asperger es lógico,  hiperrealista y concreto, por lo que tienen poca imaginación y creatividad, su lenguaje es rígido y su interpretación de las expresiones es literal por lo que no entienden  las ironías, los dobles sentidos ni las metáforas.   Son muy perfeccionistas y muy dispersos en su atención ya que sus periodos de atención no duran más de 20 minutos, además de que presentan dificultad para inhibir los estímulos no relevantes, por lo que se distraen muy fácilmente.  Contrariamente, cuando el tema es de su interés, puede invertir gran parte de su tiempo en pensar, hablar o escribir sobre el tema, siendo muy difícil que cambien su foco de atención. Por otra parte, tienen una gran habilidad para recordar datos como eventos, fechas de cumpleaños, etc.

Tienen dificultad para la planificación y la organización debido a que tienen un daño en la capacidad para fijarse una meta y diseñar los pasos para alcanzarla (función ejecutiva).  Son poco tolerantes a la frustración, por lo que experimentan mucha ansiedad y pueden llegar a bloquearse ante situaciones que les resultan difíciles o en las que no obtienen el resultado que esperan.

 

  • HABILIDADES MOTORAS.

 

En cuanto a su capacidad motora, tienen problemas de motricidad fina que se reflejan una clara dificultad ante muchas tareas de la vida cotidiana, como abotonar, amarrar las agujetas o escribir. Por esta razón, para ellos aprender a escribir se convierte en una tarea a la que tienen que dedicarle mucho esfuerzo y dedicación y en ocasiones les provoca desesperación y bloqueo cualquier tarea que implique escribir.  También presentan dificultad en la motricidad gruesa, por lo que tienen problemas para atrapar una pelota, el ritmo al correr, etc.

Extraído de:

Coto, M (2013) Síndrome de Asperger. Guía Práctica para la intervención en el ámbito escolar, Asociación Sevillana de Síndrome de Asperger.

¿Qué es el síndrome de Asperger?. Fecha de consulta: 17 de febrero de 2016. URL: http://www.asperger.cl/que_es_el_sindrome.htm