Día mundial del Síndrome de Down

Día Mundial del Síndrome de Down. Naciones Unidas conmemora el 21 de marzo el Día Mundial del Síndrome de Down, instituido en el 2012 por decisión de la Asamblea General. La fecha fue establecida para reconocer la dignidad, valía y contribuciones de las personas con discapacidad intelectual, como promotoras del bienestar y la diversidad de sus comunidades, y la importancia de su autonomía e independencia individual.

Special Event: Commemorative event on “Building our future”, in observance of the first World Down Syndrome Day (21 March) [co-organized by the Permanent Missions of Brazil and Poland, the Department of Economic and Social Affairs, the United Nations Children’s Fund, Down Syndrome International and other stakeholders]
Special Event: Commemorative event on “Building our future”, in observance of the first World Down Syndrome Day (21 March) [co-organized by the Permanent Missions of Brazil and Poland, the Department of Economic and Social Affairs, the United Nations Children’s Fund, Down Syndrome International and other stakeholders]

¿Por qué este día?

El Día Mundial del Síndrome de Down se celebra cada 21 de marzo para desarrollar la conciencia pública sobre este tema y recordar la dignidad inherente, la valía, las contribuciones y el derecho a la libertad de tomar sus propias decisiones, que tienen las personas con discapacidad intelectual. La fecha 21 para hacer referencia a el cromosoma 21 pues este trastorno genético es causado por la presencia de una copia extra del Cromosoma 21 (o una parte del mismo), (Trisomía del par 21).

En la vida laboral, los estereotipos contra las personas con síndrome de Down a menudo significan que se les niegan oportunidades de formación profesional y su derecho al trabajo. En el ámbito político y público, a las personas con síndrome de Down y a otras personas con discapacidad intelectual se les suele privar de su derecho a votar y participar plenamente en el proceso democrático”.

260px-Marzo-21-dm-s-down-esp

Existen en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud. Según datos de la ONU, la incidencia estimada a nivel mundial está entre uno de cada mil y uno de cada mil 100 nacidos, otros plantean que uno cada 733.

El pronóstico de vida varía en dependencia de las posibles complicaciones del paciente, como cardiopatías, susceptibilidad a infecciones y desarrollo de leucemia. Se dice que a principios del siglo XX, tenían una expectativa de vida menor de 10 años. En la actualidad se calcula que cerca del 80 por ciento de los adultos con este síndrome superan los 50 años de edad.

El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona con este padecimiento.

Se plantea que es posible mejorar su calidad de vida y su salud si se satisfacen sus necesidades sanitarias, como chequeos regulares por profesionales de la salud para vigilar su desarrollo físico y mental, además de una intervención oportuna, ya sea con fisioterapia, asesoramiento y educación especial.

De esta manera, pueden alcanzar un nivel de vida adecuado a través del cuidado y el apoyo de la familia, del asesoramiento médico y de sistemas de apoyo basados en comunidades, como educación inclusiva en todos los niveles; a fin de promover su participación en la sociedad y el desarrollo de su potencial personal.

En Cuba, como en muchos otros países, se recomienda la Intervención Temprana para facilitar su comunicación con su entorno social, tratar de adaptarlos al ambiente en que se desenvuelve su vida y crear así el marco más adecuado para un desarrollo social y emocional armónico.

Por ello, es importante el apoyo de la comunidad a estas familias y la aceptación social de las personas con Síndrome de Down o cualquier discapacidad, para así contribuir a su inclusión en las diversas esferas de la sociedad, y sobre todo respetar su derecho a estudiar y trabajar como cualquier ser humano. En este día reafirmamos que las personas con el Síndrome de Down tienen derecho al pleno y efectivo disfrute de todos los derechos humanos y libertades fundamentales.